9 jun. 2017

Ingente distancia o la herida de la luz



En este libro de artistas de Aurelio González Ovies y Elisa Torreira la distancia es compañera de la cercanía como la imagen de la palabra. Fotografías y textos se aproximan conservando el dominio de su ámbito característico. Podemos hacer hablar a las fotografias a través de la poesía de Aurelio y revestir de imágenes los versos a través de las visiones de Elisa. El libro es muy hermoso, amable en su textura, tamaño y tipografía. El hilo azul de las costuras es un sutil conductor y al encontrarlo en algunas de las páginas deviene en parte del diseño y algo de letra también tiene.

La distancia en las palabras del poeta se convierte en un éxtasis que nos devuelve hacia una interioridad plenamente asumida. Si algo nos falta es porque lo percibimos desde un siempre que no se entiende sin un nunca, desde un aquí que sin distancia nos consumiría. La falta es riqueza, el anhelo plenitud; el pasado infinito cabe en un milímetro:

Cuánto pasado
para haber caminado
tan escaso trayecto.

La ingente distancia de estos versos es la esencia del amor, la condición humana, la dialéctica del cerca y del lejor, el mito griego del rico y la pobre que engendran al opulento siempre carente enamorado de la belleza y que en su perpetuo movimiento necesita y abandona, arriba para zarpar de nuevo, para alejarse se acerca.

Mis ojos solo vieron
lo que nunca miraste.
Mi voz ahora pronuncia
lo que ya no comprendes.

Es siempre asombroso constatar cómo la negación puede afirmarnos y cómo y en las palabras del clásico el orden es la mudanza. No hay estatismo aunque nuestro devenir pareciera apetecerlo. El instante siempre escapará y esa es su única eternidad posible. Solo en un trance místico -y también será apariencia- podríamos dejar nuestro cuidado olvidado entre las azucenas. Las horas pasan y vulneran todas, la última quién sabe si lo sea:

Dibújame el tiempo.
Traza con tu voz infinita
el fulgor de las horas
que he pasado contigo.

En cada uno de los extremos de la ingente distancia hay un yo y hay un tú. Los pronombres sin embargo son máscaras intercambiables de una sola esencia que quizá -siempre quizá- posea también el secreto de la cercanía. Lo ingente hacia adentro crece y ahí habitamos, extraña ínsula.

¿Qué dirección es esta que lleva
a ningún sitio?
¿Qué país el que habito
alejado de todo?
¿Qué isla corresponde a mi desobediencia?

Aurelio González Ovies es. como en aquella categoría filosófica de Paul Ricoeur, para Marx, Nietzsche y Freud, un poeta de la sospecha. Porque desenmascara las mismas esencias y porque mira de abajo hacia arriba y decodifica el mensaje de las estrellas, la dulce herida de la luz.

Sospechaba esta herida
en aquella certeza:
te acercaste a mí 
siempre
con ingente distancia.


María García Esperón
Atenas, 9 de junio de 2017.